JUNTAS Y CONCEJOS

Las Entidades Locales Menores de Cantabria, administradas por Juntas Vecinales o Concejos Abiertos, son unas instituciones tradicionales de convivencia y gobierno con arraigo histórico importante en la vida de nuestros pueblos.

Los vecinos, además, las reconocen como instrumento de participación en el conjunto de la vida municipal para la defensa de los intereses y el patrimonio común de la localidad.

En el ejercicio de sus competencias, Cantabria ha regulado sobre las entidades de ámbito territorial inferior al municipio, aprobando la Ley de Cantabria 6/1994, de 19 de mayo, reguladora de las Entidades Locales Menores de Cantabria

En atención a esta norma, en nuestra Comunidad Autónoma se denominan tradicionalmente Juntas Vecinales a las entidades de ámbito territorial inferior al municipio para la administración descentralizada de núcleos de población separados, otorgándolas personalidad jurídica y capacidad de obrar.

Estas Entidades Locales Menores gozan, además, de las mismas potestades y prerrogativas que las establecidas por las leyes para los municipios, con excepción de la potestad expropiatoria y de la potestad tributaria. No obstante, sí se las permite establecer tasas y precios públicos por la prestación de servicios dentro de su territorio.

Pueden funcionar en régimen de Concejo Abierto:

  • Las Entidades Locales Menores con población inferior a 100 habitantes.
  • Las que pertenezcan a un municipio que, a su vez, funcione en Concejo Abierto.
  • Las que tradicionalmente cuenten con este singular régimen de gobierno y administración.
  • Aquellas otras en las que, en su localización geográfica, la mejor gestión de sus intereses y otras circunstancias lo hagan aconsejable.

 

TRADICIÓN SECULAR DE AUTOGOBIERNO EN CANTABRIA

Los concejos vecinales surgieron en la Edad Media como reuniones de los vecinos para decidir cómo gestionar las tierras y otros bienes comunales.

Tras las reformas administrativas de los siglos XIX y XX, la gestión de los bienes comunales realizada por los Concejos pasó a ser ejercida por las Juntas Vecinales. Es por ello que, en ocasiones, se usan como sinónimo los términos "concejo", "pedanía" y "junta vecinal".

Todas estas instituciones por debajo del nivel municipal reciben el nombre oficial de Entidades Locales Menores, y en el caso cántabro, son las descendientes directas de los concejos medievales creados desde el particular derecho de behetría.

Su presencia y peso en nuestra sociedad es tal que, de las 3.719 existentes en todo el Estado, en Cantabria hay 521, el 14% del total, siendo nuestra Comunidad únicamente el 1% del total de la superficie de aquel.